El agua de grifo en muchos lugares tiene cal, por lo que se recomienda beber una osmotizada

tap-791172_1920

Cuando tomamos agua directamente del grifo, muchas veces nos preguntamos qué contiene la misma. En la actualidad son muchas las autoridades sanitarias y empresas suministradoras las que se encargan de asegurarnos que el agua de grifo es buena para el consumo, pero aún así queda la interrogante en cuanto a los procesos utilizados y los resultados obtenidos.

Nuestro interés viene en algunos casos por el sabor, color u olor desagradable que tiene el agua al ser consumida. Los amantes del té o del café saben que al no utilizar un sistema para la purificación del agua, se debe utilizar agua embotellada para la preparación de los mismos, sino el resultado será desagradable convirtiendo el agua en uno de los principales componentes para un buen resultado final.

La cal presente en el agua está compuesta básicamente por calcio y magnesio. Estos materiales por sí solos no son dañinos, ya que son recomendados por todos sus beneficios para el cuerpo humano, pero nos enfrentamos a un problema si nos pasamos en la dosis.

Una cantidad muy alta o muy baja de estos componentes no tiene beneficios ni desde el punto de vista nutricional ni del sabor. Gracias al contenido del cal en el agua, se pueden clasificar las mismas en aguas duras, aguas medias o aguas blandas. Para saber con exactitud qué contiene el agua de grifo, podemos realizar diferentes análisis. Solamente se debes llenar recipientes con una muestra de agua y realizar dos pruebas diferentes. La primera será un test de dureza con un reactivo con el que se puede medir la cantidad de CaCO3 por litro que contiene la muestra.

Por otro lado, se realiza una analítica de salinidad, en la que se cuenta el número de partículas por millón que se presentan en cada litro de agua. Algunas empresas se encargan de realizar análisis bacteriológicos de aguas de grifo en diferentes regiones de los países que han implementado nuevos procesos para la potabilización de la misma. Aquí, luego de conocer los resultados de los análisis, si estos tienen altos contenidos de minerales, se le considera agua dura. Este tipo de agua presenta un inconveniente para nuestro paladar y nuestra salud, así como tendrá un impacto en nuestra economía.

Acorta la vida útil de los electrodomésticos y además deja residuos de cal en la cocina y en el lavabo, por lo que se necesita usar más detergente a la hora de limpiar, pudiendo generar en las personas picor en la piel luego de ducharnos. Según diferentes estudios y análisis, el agua de grifo contiene bacterias y hongos en dosis no perjudiciales para la salud de los humanos. Muchas veces el agua que consumimos con regularidad se capta en ríos, pozos o pantanos y antes de que llegue a nuestro hogar pasa por un sistema de tuberías, siendo sometida a tratamientos químicos para que sea apta. Los diferentes sistemas para eliminar bacterias y hongos del agua pueden variar dependiendo de la empresa suministradora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s